6 beneficios de usar carretillas eléctricas 1

Hasta la fecha, las carretillas elevadoras diésel y GLP eran las más populares y utilizadas por las empresas. Una de las opciones favoritas de las obras de construcción y los almacenes. Sin embargo con el tiempo, las carretillas eléctricas se han popularizado debido a sus numerosas ventajas; má eficientes, motores potentes, fáciles de manejar, amigable con el medio ambiente, entre muchas otras. 

La industria poco a poco, está viendo que las carretillas eléctricas son el futuro gracias a los grandes beneficios que le aporta y que vamos a mencionar a lo largo de este post. Estas son las razones por las cuales deberías comenzar a utilizarlas en tu empresa. 

6 beneficios de usar carretillas eléctricas

Resistentes 

Las carretillas eléctricas son increíblemente resistentes. Éstas, gracias a su tecnología avanzada, tienen una tecnología de frenado mejorado, controles y manejo más estrictos, lo que la hace fácil de manejar y manipular, así como, tienen más potencia y con una maniobrabilidad más suave. 

Este tipo de carretillas son ideales tanto para el uso en interiores como exteriores, y con capacidad de carga para diferentes materiales y pesos. En esencia, las carretillas eléctricas pueden realizar las misma tareas que las carretillas diésel o GLP. 

Asequibles

Las carretillas eléctricas son más asequibles y tienen costes de operación más bajos que las carretillas diésel, así como, su mantenimiento también es menor. Además, las carretillas eléctricas disponen de menos piezas, de ahí el menor mantenimiento, lo que también influye en que tienen menor posibilidad de avería y por tanto, no se necesitan tantos recambios. 

Ecofriendly 

Las carretillas eléctricas producen cero emisiones, por tanto, podemos ver que son 100% respetuosas con el medio ambiente, ya que no se emite dióxido de carbono durante su utilización. Una ventaja no sólo para el medio ambiente sino también para el trabajador. 

Además, gracias a la utilización de este tipo de carretillas, no se tienen que gastar grandes cantidades de dinero en la ventilación del almacén, puesto que ésta no será tan necesaria como con carretillas diésel o GLP.  

Tampoco hay costes adicionales en calefacción, ya que el almacén, gracias a que no será necesario tener las puertas abiertas para garantizar la ventilación, podrá mantenerse a una temperatura constante. 

Las carretillas eléctricas consumen únicamente la energía necesaria para su funcionamiento. Éstas no se calientan, por tanto, les ayuda a ser eficientes energéticamente mientras trabajan pero también cuando están en espera. Una medida de seguridad muy importante es que cuando se quita el pie del acelerador, éstas automáticamente se detienen. La mayor parte de la batería de la carretilla elevadora eléctrica está hecha de plomo, que es totalmente reciclable. Esto ayuda aún más a proteger nuestro planeta.

Fáciles de mantener

Su mantenimiento es mucho menor que las carretillas diésel o GLP, por tanto los costes relacionado con el mantenimiento regular se ven reducidos. Esto también beneficia a la productividad porque significa que su tiempo de funcionamiento es mayor. 

No obstante, para asegurar su correcto funcionamiento, es importante que la batería se limpie y se utilice regularmente. Otro factor a tener en cuenta es que no se necesita espacio adicional de almacenamiento, sólo un punto de carga de batería de CA. 

Más pequeñas y compactas

Este tipo de carretillas son más pequeñas, no suelen superar a los 2 metros de altura, por tanto, son ideales para espacios pequeños y construcciones pequeñas o de bajo nivel. 

Al ser más pequeñas significa que su chasis también los es, por tanto, mejora la maniobrabilidad con su radio de giro compacto. Si tu almacén tiene pasillos estrechos y techos bajos, esta es la carretilla ideal para ti.

Reduce el ruido

El único ruido que emite una carretilla eléctrica en movimiento son los neumáticos y quizás la alarma que alerta a otros trabajadores que se está haciendo marcha atrás. Es una máquina relativamente silenciosa. 

Los ruidos fuertes y persistentes durante un período prolongado de tiempo pueden dañar la audición de los trabajadores, además de distraerlos o evitar que oigan otras cosas mucho más importantes como avisos o instrucciones. Por tanto, si estás interesado en reducir el ruido de tu almacén y hacer de tu espacio de trabajo un lugar agradable lejos de ruidos molestos, una carretilla eléctrica es tu solución.